Conoce los beneficios del outsourcing de TI

¿Cómo te puede ayudar un outsourcing de TI para potenciar tu negocio?

Delegar funciones empresariales es la nueva tendencia de las compañías para incrementar su eficacia en las actividades que realmente ameritan una atención especial y exclusiva del equipo de trabajo, dado que el mercado funciona con tanta volatilidad, que distraerse por no distribuir o equilibrar las prioridades implica pérdidas financieras.

Por esa razón, es muy viable para tu negocio adquirir un buen servicio de outsourcing de TI que facilite la concreción de tareas con mayor precisión. No se trata de relegar o desplazar a un segundo plano al personal propio de la empresa, sino de recibir el complemento profesional de un capital humano especialmente preparado y entrenado para asegurar ventas, pactar negociaciones de términos complejos y garantizar la expansión corporativa en el mercado a largo plazo.

El término outsourcing se ha vuelto muy popular en el mercado corporativo desde hace varios años. Su traducción directa es ‘subcontratación’, pero el proceso de subcontratación común se diferencia claramente de la subcontratación estratégica.

Básicamente, consiste en contratar a terceros especialistas para administrar las cuentas o gestiones pilares de la empresa en lo relacionado a las áreas de negociación, infraestructura, soporte técnico al cliente, entre otras.

La subcontratación estratégica está más estrechamente relacionada con las áreas importantes de la empresa: control financiero, prospección de clientes, sistemas de información, fuerza de ventas y TI. De hecho, su importancia radica en que le permite a tu empresa tener estabilidad financiera, organización en la cartera de clientes y una buena infraestructura digital de administración de ventas con la contribución logística de las tecnologías de la información.

Es justamente aquí que el outsourcing de TI figura como un proceso disruptivo. La subcontratación posibilita que los equipos se enfoquen en aquello que saben hacer mejor y que dejen la parte más operativa de estas áreas bajo la responsabilidad de expertos contratados. Por lo tanto, el conocimiento hiperdesarrollado de esos profesionales genera valor agregado en el clima corporativo de la empresa, lo que se traduce en la calidad de sus servicios y en la percepción que el mercado tenga de ella.

En contraste, la subcontratación común está íntimamente conectada a las actividades más rutinarias y que están generalmente más distantes del core business (núcleo del negocio). Por ello, en teoría, se les valora menos dentro de la empresa por ser de una índole no profesional o académica, pero no menos importantes. Son actividades como seguridad, limpieza, transportes y logística, entre otras. Obviamente son actividades esenciales para el buen funcionamiento de la empresa, pero ejercen poca influencia en las áreas estratégicas y comerciales debido a que no poseen una naturaleza de la preparación intelectual basada en el conocimiento teórico de los libros y de las ciencias económicas-financieras.

Conoce más sobre los servicios integrales de TI que tenemos para tu empresa

Abrir chat