¿Cómo se debe reaccionar ante una contingencia a nivel tecnológico?

En toda empresa existen riesgos y escenarios contraproducentes que generan cierto clima de inestabilidad transitoria. Sin embargo, el éxito de un negocio depende de la capacidad que sus líderes tengan para prever situaciones de riesgo y reaccionar de la manera más profesional posible ante un contexto de crisis a nivel logístico, administrativo o financiero.

La seguridad es una sensación de total confianza que como tal no existe en los negocios. Por ello, no hay compañía infalible en la cual los riesgos no existan o no vayan a llegar en algún momento de tensión en el mercado. Todas las empresas, independientemente de su tamaño, trayectoria o sector, deben estar preparadas, protegerse y saber cómo reaccionar ante posibles incidentes (tanto internos como externos) que pudieran dañar la capacidad productiva, operativa o de reputación, haciendo peligrar la continuidad de la marca.

Esos incidentes externos o internos son más riesgosos en la medida que se relacionan con el ámbito tecnológico de la empresa, pues ese es el encargado de guardar, organizar y gestionar el flujo de información clave que mueve todas y cada una de las operaciones de la compañía.

Por esa razón, para hacer frente a esta imposible ausencia de riesgo, necesitas de un Plan de Contingencia que contemple todos los peligros posibles.

Iniciar o manejar un negocio es una gestión apasionante pero también, una práctica inherentemente riesgosa por antonomasia. Y se debe al simple hecho de que no hay garantía de que una empresa alcance y mantenga su rentabilidad porque los mercados, por naturaleza, son volátiles, y no hay blindaje que nos proteja de eso en ninguna economía desde las grandes empresas hasta los consumidores comunes y corrientes.

Los acontecimientos imprevistos, incluso los más imperceptibles o minúsculos, pueden ser especialmente perjudiciales para la marca, pero si elaboras un plan de contingencia anticrisis basado en respaldo con bases de datos complementarias en la nube, softwares de repuesto, sistema antifuegos, un equipo de al menos tres ingenieros informáticos y un sistema de monitoreo de las conexiones internas ante cualquier posible hacker, tendrás más posibilidades de salir rápido de esa crisis.

Solo aquellas empresas capaces de dar una respuesta rápida y eficaz ante cualquier emergencia grave son las que recuperan el cauce normal de su actividad en un plazo temporal razonable de manera tal que no se vea comprometida toda su gestión. La idea se centra en tener la información respaldada y organizada en la nube con sistemas de acceso restringidos y disponibles solo para el personal de confianza.

En este sentido, un Plan de Contingencia es un documento que establece el curso de acción que un negocio va a tomar en respuesta a eventos futuros.

Claro que su objetivo no es evitar los riesgos inherentes, sino minimizar el impacto que las incidencias podrían producir en la organización. Por ello, la instalación de mecanismo de gestión de crisis administrativas por problemas tecnológicas debe basarse no solo en programas antivirus, sino en softwares de tareas y organización que no dependen de conexiones a Internet o de servidores externos.

Y la alta gerencia debe tener conciencia que su desarrollo e implementación comprende a toda la compañía ya que se trata de una situación que involucra a todos los sectores con posibles efectos desencadenantes o dominó que lejos están de afectar solo a un sector. Mientras más miembros del equipo estén involucrados en el plan anticrisis o antiataques informáticos, más estabilidad habrá a corto plazo para garantizar la seguridad del activo más valioso de cualquier empresa: su información y su flujo de datos.

En Kenos tenemos experiencia diseñando e implementado planes de recuperación de negocio.

 

Abrir chat