Kenos

Colaboración inmersiva: la nueva cultura empresarial directamente ligada a las tecnologías de la información

Las compañías modernas necesitan mejorar su clima laboral de cooperación interpersonal, no solo en el ámbito profesional, sino también en la conexión social de los miembros del equipo de trabajo para engranar cualidades que mejoren la prestación de determinados servicios. Las colaboraciones externas son importantes a modo de asesoría, pero generar un ambiente de trabajo basado en las colaboración interna, participativa y cooperativa.

 

En los últimos años han surgido nuevas tecnologías que pueden enriquecer el trabajo remoto y la colaboración entre entornos separados geográficamente. El teletrabajo ahora acerca posiciones de colaboración como complemento dinámico entre dos partes que buscan una solución digital y automatizada para algún problema de un cliente. Una de las más interesantes es la colaboración inmersiva mediante realidad virtual y aumentada, que proporciona una perspectiva visual de alto valor de lo que sucede en lugares distantes, acelerando la toma de decisiones operativas. Se basa en pantallas compartidas, escritorios multitareas, sincronización para edición de bases de datos y complementos en aplicaciones con interfaces de multiconexión.

 

Según los expertos, estas tecnologías van a crecer exponencialmente en los próximos cinco años, alcanzando un valor de 400 millones de dólares para 2025. Consiste en un mercado amplio, de alto volumen, rentable y sostenible para las empresas que decidan invertir en softwares, aplicaciones y personal especializado en los procesos de colaboración inmersiva, siempre con el objetivo de optimizar al máximo la atención al cliente.

 

Esto implica que todo negocio decidido a instaurar esta práctica corporativa de alto perfil, estará invirtiendo en un futuro y una estabilidad segura para su operatividad, su rentabilidad y su expansión de mercado.

 

Por ejemplo, las aplicaciones profesionales de realidad virtual y aumentada se están multiplicando hasta el punto de que el mercado que están generando ya supera de largo al de consumo. Entonces, en un entorno completamente digitalizado, con arquitecturas híbridas, las aplicaciones que permitan a los colaboradores acercarse cada vez más en la distancia agilizan el trabajo remoto como un método eficaz para la resolución de problemas y satisfacción de los requerimientos de consumo del cliente.

 

La realidad aumentada y la realidad virtual pueden aplicarse a muchos campos, y uno de los que está experimentando un gran impulso es el de soluciones de colaboración inmersiva. Por lo tanto, las herramientas son cada vez más y eso democratiza el acceso de las compañías a tecnologías sostenibles, viables y rentables.

 

Estas tecnologías permiten ir un paso más allá en el trabajo colaborativo a distancia, sumando las capacidades de las aplicaciones de colaboración a las de la videoconferencia, en una plataforma móvil que los empleados pueden usar a medida que se desplazan por su entorno de trabajo. Por ejemplo, la aplicación de videollamadas Zoom es un producto que en la actualidad ha cobrado mucho auge por la nueva realidad del teletrabajo a nivel mundial debido a la pandemia de COVID-19. Ese y otro tipo de herramientas son potencialmente aprovechadas por Kenos en la orientación de la colaboración inmersiva como buena práctica de negocio en favor de las empresas que confían en nuestros servicios.

 

Según un estudio de la firma de investigación ABI Research, en 2019 el mercado de soluciones de colaboración inmersiva a través de realidad aumentada y realidad virtual alcanzó un valor de 12 millones de dólares en todo el mundo. Esta es una muestra de que las empresas alimentan exponencialmente la demanda de servicios basados en colaboración remota como mecanismo de optimización de su arquitectura de TI. Los expertos pronostican que va a experimentar un crecimiento explosivo hasta 2025, para cuando estiman que alcanzará un valor superior a los 400 millones de dólares.

 

Ese hito podría ocurrir por una combinación de factores, que son ese impulso que está experimentando el trabajo colaborativo y remoto en las organizaciones, que continuará en el futuro, y el avance de las nuevas tecnologías de realidad extendida (XR). Entonces, la realidad virtual ahora será la nueva realidad empresarial en la medida que todos los negocios se digitalicen y muden todas sus infraestructuras físicas a espacios informáticos como nuevos pilares centrales de su negocio, pues ahora el éxito corporativo y la rentabilidad está en la gestión de datos; el nuevo parámetro para crecer en una economía hiperglobalizada.

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo sin ningún compromiso