Kenos

¿En qué consiste una auditoría de riesgos de TI?

La auditoría de riesgos de TI es un aspecto importante para las empresas que, hoy por hoy, se soportan sobre la base de sistemas de información. En vista del incremento del control interno alrededor de la tecnología de información, se deben tomar en cuenta los riesgos a los que este sistema se encuentra susceptible.

Con ayuda de un auditor de TI, obtendrás una evaluación de la infraestructura tecnológica aplicada en tu empresa. De este modo, los procesos y sistemas en general funcionarán de forma eficiente, y cumplirán con las regulaciones de cumplimiento.

Por todo esto y más, en el ámbito del TI es importante conocer cuáles son los riesgos, responsabilidades de este tipo de auditorías y facilitadores de optimización.

Auditoría de riesgos de TI: ¿Qué es?

La auditoría de riesgos de TI es el proceso de evaluar y analizar la infraestructura tecnológica de una empresa para que cumpla su rol de manera eficiente. Así pues, el riesgo de TI se define como aquel existente en la operación, influencia, propiedad y adopción de la tecnología de la información dentro del negocio.

Si no se considera el riesgo de TI correctamente la empresa puede perder efectividad en el mercado, afectando la propuesta de valor que ofrece al público. Esto derivaría en pérdidas económicas, daño en la popularidad corporativa, y desperdicio de oportunidades a futuro.

Por ello la importancia de un auditor de TI y la capacidad de evaluar las categorías más destacadas dentro de la empresa. Con esto se buscaría dar respuesta a los potenciales problemas y facilitaría la toma de decisiones para optimizar los procesos productivos internos.

Responsabilidades de la auditoría de riesgos de TI

Este tipo de auditoría conlleva ciertas responsabilidades para salvaguardar las operaciones de los sistemas de información. Son también conocidas como auditorías de procesamiento automatizado de datos o simplemente como auditorías de computadora.

El objetivo principal es evaluar la integridad de los datos y tecnologías asociadas, y se logra considerando los siguientes tópicos:

  • Comparación innovadora: consiste en un proceso que evalúa la capacidad corporativa para innovar respecto a la competencia.
  • Software y apps: en este punto, se analizan los perfiles de los sistemas y aplicaciones involucrados en el área de TI. Así se evalúan sus funciones, seguridad, eficiencia, control y efectividad.
  • Instalaciones de procesamiento de información: se determina la capacidad funcional de la empresa para producir aplicaciones basadas en TI. Sea cuales fueren las condiciones presentes.
  • Innovación tecnológica: es un proceso que crea un perfil de riesgo. Considera los datos presentes y la escalabilidad de la empresa, tomando en consideración la experiencia para manejar la tecnología de la información.
  • Desarrollo de sistemas: en este punto, se analizan los sistemas desarrollados y se determina si cumplen los objetivos esperados por la empresa, en el ámbito de la tecnología de la información.
  • Arquitectura empresarial: se evalúa la estructura organizativa de la empresa en relación con el procesamiento de la información. Es una auditoría de riesgos de TI que detecta fallas humanas que puedan repercutir en el logro de objetivos.
  • Equipos de cómputo e infraestructura de telecomunicaciones: consiste en la evaluación de los servidores, intranets, extranets, clientes, controles y redes conectadas. De esta manera, se indaga sobre potenciales puntos de ruptura que puedan poner en riesgo la operatividad de la empresa.
  • Posición tecnológica: es un proceso que evalúa la tecnología actual de la empresa respecto a los nuevos modelos o tendencias de TI que pueden adoptarse. Con ello se buscaría mejorar la confiabilidad y seguridad de los procesos internos.

La idea de evaluar los riesgos expuestos es evitar pérdidas derivadas de un mal manejo de la tecnología. De otro modo, esto puede afectar el desarrollo de la empresa, en el presente y a futuro.

Facilitadores empresariales

El auditor de TI se encargará de evaluar varios escenarios de riesgos, de acuerdo al establecimiento de un portafolio de categorías a optimizar. Al hacerlo, deberá tomar en cuenta los facilitadores empresariales que le ayudarán a gestionar los riesgos tecnológicos para llevarlos al nivel más óptimo. Estos son los siguientes:

  • Principio, políticas y frameworks
  • Procesos
  • Estructura organizacional
  • Cultura, ética y comportamientos
  • Información
  • Servicios, infraestructura y aplicaciones
  • Personas, habilidades y competencias

En cada caso, el auditor podrá aplicar algunas recomendaciones para optimizar los escenarios. Así la empresa tendrá mayores oportunidades de sustentarse en el tiempo, volviéndose más efectiva y cumpliendo las metas propuestas. Por ello la importancia de contratar un servicio confiable.

CLIENTES

NUESTROS CLIENTES

NOS GUSTA

LA ATENCIÓN PERSONALIZADA

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo sin ningún compromiso