Kenos

El futuro está aquí: la realidad mixta revoluciona el sector manufactura

La nueva revolución industrial está en la tecnología emergente. Así como la revolución industrial original, en su momento, cambió por completo el paradigma de la producción en la economía mundial, actualmente la economía global depende de cómo esas nuevas tecnologías modifican los parámetros de generación de bienes y servicios con valor agregado.

 

Esto implica que una realidad virtual implementada en una empresa de manufactura podrá ver importantes retornos de inversión y una excelente capacidad logística con base en una infraestructura más digitalizada y alineada con la tecnología.

 

La realidad virtual y aumentada recrea un espacio tridimensional virtual inmerso, parecido a uno verdadero. Esta es la característica principal de un universo virtual donde todas las herramientas físicas pueden ser manejadas desde un espacio digital. Al entrar a esta realidad, la ejecución de las tareas básicas puede fluir con mayor rapidez en toda la cadena de producción.

 

En este espacio, el usuario puede interactuar dentro de un mundo virtual a través de aditamentos como guantes que le permiten agarrar o arrojar objetos, por ejemplo. Así entrarás en un espacio no físico donde, con un plano visual holográfico, podrás realizar los movimientos fundamentales en el accionar de una tarea de operación o administración de sistemas electrónicos de producción industrial manufacturera.

 

Esto permite realizar simulaciones de entornos que hacen percibir estímulos a las personas que están ahí, lo que ayuda al aprendizaje mental y locomotor de manera más eficiente que un curso regular para manipular dispositivos y elementos en una planta de manufactura a gran escala. Por ejemplo, una persona expone y otra escucha o, mucho mejor que capacitaciones en video o manuales, lo cual acelera la transmisión del conocimiento en las reuniones de trabajo de la empresa.

 

La manufactura es uno de los sectores con mayor proyección de crecimiento económico-financiero en el año 2021. Y es aquí donde la tecnología juega un papel fundamental para hacer más rápidos los procesos productivos. La automatización de los sistemas de producción crean el nuevo paradigma del trabajo y de la generación de bienes en masa, lejos del tradicional esquema de la mano de obra. Ahora el motor de la producción tiene más ‘combustible’ en el ámbito digital que en los mecanismos hidráulicos y operaciones manuales provenientes de la revolución industrial después de la Segunda Guerra Mundial.

 

Esta realidad se puede aplicar a la información y formación de la industria, creando lugares y situaciones virtuales interactivas con el objetivo de capacitar al capital humano para que, al enfrentarse a una situación real, tenga todo el conocimiento y la práctica de qué hacer.

 

Las situaciones de realidad virtual mejoran las habilidades prácticas de los operadores de máquinas de producción industrial. Pero herramientas como HoloLens pueden ayudar a optimizar el entrenamiento de los empleados para el ensamblaje de equipos electrónicos, como teléfonos móviles, por ejemplo.

 

Al contar con herramientas de esta índole, una organización tiene una ventaja bastante amplia sobre quien aún no considera su uso. Al implementar la producción de manufactura con apoyo tecnológico, las tareas del trabajo ligado a este sector podrán automatizarse y fluir con rapidez, eficacia y buenos resultados operativos.

 

En la actualidad, muchas empresas del sector de la manufactura ya hacen uso de ella y han logrado mejorar los procesos y la capacitación de su personal. Tal es el caso de la fabricación de autos.

 

Existen empresas fabricantes de autos que han aplicado el sistema de realidad virtual llamado CMA (compact modular architecture), que utiliza la realidad aumentada para obtener información en tiempo real sobre piezas, procesos y tareas, y para tener comunicación entre los operarios. Este sistema les permite obtener información extra para el diseño, les ha funcionado durante los showrooms: sus clientes pueden ver el funcionamiento y diseño de sus automóviles, mejorando su experiencia con la marca.

 

La realidad virtual también permite medir los procesos de control de calidad. La línea de ensamblaje y manufactura de la compañía de autos alemana BMW, por ejemplo, usa aplicaciones de realidad virtual y aumentada con las que captura imágenes tan reales que son utilizadas en programas de capacitación y para la planeación de estaciones de trabajo en la línea de ensamblaje o control de calidad.

 

CLIENTES

NUESTROS CLIENTES

NOS GUSTA

LA ATENCIÓN PERSONALIZADA

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo sin ningún compromiso