Kenos

5 pasos para convertir a tu empresa en una organización inteligente

Las empresas que buscan evolucionar hacia un estadio de completa transformación logística, financiera y operativa deben pasar por un proceso de profundo ‘auto-estudio’. Es importante identificar las necesidades del negocio de acuerdo con la evolución constante del mercado, así como con los nuevos patrones de consumo de los usuarios.

 

Los conceptos académicos de los que usualmente se tiene conocimiento señalan que una organización inteligente puede tener varias definiciones. Una de ellas la señala como “aquella organización donde las personas son capaces de aumentar su capacidad y crear los resultados que desean”. Otro concepto asegura que en “la organización inteligente existe la capacidad de crear, adquirir y transferir el conocimiento, además de modificar actitudes sobre esta base”. Pero esa definición puede tener el complemento de lo que hoy es la expansión de la globalización tecnológica y digital en la economía mundial.

 

Esto implica que las empresas no deben enfocarse solamente en aplicar las estrategias de transición a la optimización operativa, sino también hacia la evolución tecnológica, digital y rápida, pues contar con una infraestructura de TI automatizada es la nueva percepción del concepto de organización inteligente moderna. Kenos acompaña a tu negocio en todo momento durante su proceso de transición al espacio digital.

 

De acuerdo con el experto estadounidense en maestría de Modelaje de Sistemas Sociales, graduado del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), Peter Senge, en su libro ‘La quinta disciplina en la práctica’, la creación de organizaciones inteligentes se basa en cinco disciplinas de aprendizaje:

  1. Dominio personal: aprender a expandir la capacidad personal para crear los resultados que se desea obtener en la empresa.
  2. Modelos mentales: reflexionar, aclarar continuamente y mejorar la imagen interna del mundo.
  3. Visión compartida: elaboración de un sentido de compromiso grupal acerca del futuro que se procura crear dentro de la organización.
  4. Aprendizaje en equipo: la transformación de las aptitudes colectivas para el pensamiento y la comunicación, de modo que los grupos de personas puedan desarrollar una inteligencia y una capacidad mayores.
  5. Pensamiento sistémico: un modo de analizar las fuerzas e interrelaciones que modelan el comportamiento de los sistemas de trabajo en la empresa.

 

Esos cinco pasos deben estar complementados con el acompañamiento y uso eficaz de la tecnología. Por ejemplo; el dominio personal puede potenciarse con el crecimiento en el conocimiento de los recursos tecnológicos más novedosos del mercado, es decir, inducir al personal en el mundo de las tecnologías de la información. Para los modelos mentales se puede aplicar un sistema de aprendizaje colectivo a través del análisis predictivo con Inteligencia Artificial, lo cual potenciará las capacidades de gestión del personal.

 

En cuanto a la visión compartida, instalar un sistema de organización de información basado en la colaboración remota podría afinar las estrategias concebidas en equipo para cualquier proceso comercial de la empresa. Por otro lado, el aprendizaje colectivo se ve potenciado con el trabajo apoyado en nuevos softwares especializados en el procesamiento de la información.

 

Por último, el pensamiento sistémico involucra el análisis de los métodos de trabajo, pero con el apoyo de la tecnología existe la posibilidad de implementar procesos de automatización en la evaluación de nuevas estrategias.

 

Estas son algunas recomendaciones que debes seguir para crear una organización inteligente:

  • Generar una cultura de colaboración: basada en el apoyo interpersonal e interprofesional con un enfoque multidisciplinario.
  • Promover el aprendizaje continuo de todo el equipo de trabajo: a través de sistemas de machine learning e IA se puede impulsar la precisión en las áreas de especialización de cada miembro del equipo por departamento.
  • Incentivar el sentido de responsabilidad mediante herramientas como liderazgo, comunicación y motivación, entre otros: este aspecto puede lograrse con canales de comunicación internos enfocados en las TI para potenciar la colaboración colectiva a través de herramientas de teletrabajo.
  • Implementar estrategias para evitar los altos niveles de rotación entre los trabajadores: es decir, optar por una política corporativa de retención de personal con ajustes financieros-salariales, cursos de capacitación y reconocimientos individuales a la excelencia profesional.
  • Ofrecer feedback permanente a través de reportes sobre las métricas de rentabilidad generadas por el flujo de negocios.

 

Sin duda, invertir en el proceso de transformación hacia el estatus de organización inteligente podría incluso incrementar la rentabilidad, el valor agregado y la credibilidad de tu empresa en el mercado, lo cual aportará enormes beneficios financieros y profesionales a largo plazo.

CLIENTES

NUESTROS CLIENTES

NOS GUSTA

LA ATENCIÓN PERSONALIZADA

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo sin ningún compromiso