DRP y Hardening: dos aliados clave para la seguridad informática de tu empresa