Kenos

¿Qué es un plan de continuidad y como ayuda al negocio?

La seguridad informática es vital para mantener la estabilidad de tu negocio a partir de una base de datos que realmente le provea seguridad, resguardo y un almacenamiento con garantías a todo el flujo de datos (big data) cualitativos y cuantitativos concernientes a las finanzas y al rendimiento de tu empresa en el mercado.

Una de las técnicas que te ayudarán a garantizar la integridad de tu negocio es la Gestión de Continuidad del Negocio (BCM: Business Continuity Management, por sus siglas en inglés).

Se trata de un proceso mediante el cual se conforma una parte vital de la gestión de seguridad de sistemas de información, que ahora se conoce más comúnmente como seguridad cibernética.

La clave para ejecutar esta técnica está en elaborar un sencillo plan de cuatro fases con el que crearás un sistema de blindaje digital y, por ende, financiero a todos los aspectos logísticos y administrativos de tu empresa.

 

  1. Identifica y ordena las amenazas: Crea una lista de los incidentes de interrupción de la actividad que constituyan las amenazas más probables para la empresa. De esta forma podrás identificar los potenciales ataques cibernéticos que se erijan sobre la compañía desde los sistemas de información de la competencia.

 

  1. Realiza un análisis del impacto en la empresa: Debes determinar qué partes de tu empresa son las más críticas para que sobreviva. Una manera es comenzar detallando las funciones, los procesos, los empleados, los lugares y los sistemas que son críticos para el funcionamiento de la organización. Con esta estrategia tendrás un plan de respuesta a modo de contingencia para garantizar la operatividad del negocio con base en los datos disponibles, especialmente los más importantes, que son los de rentabilidad y retornos de inversión.

 

  1. Crea un plan de respuesta y recuperación: en esta etapa deberás catalogar datos clave sobre los bienes involucrados en la realización de las funciones críticas, incluyendo sistemas de TI, personal, instalaciones, proveedores y clientes. Esos elementos son tus activos corporativos con los cuales podrás reconfigurar la dinámica de funcionamiento de cada software en caso de que se haya producido un hackeo externo.

 

  1. Prueba el plan y refina el análisis: la mayoría de los expertos en BCM recomiendan probar el plan al menos una vez al año, con ejercicios, análisis paso a paso o simulaciones. Además, con este tipo de pruebas realizarás auditorías al plan con el objetivo de hacer más rigurosos los mecanismos e monitoreo de la dinámica de funcionamiento de los sistemas de TI en la empresa.

 

En Kenos, podemos ayudarte con el plan y su implementación mediante técnicas y auditorías 100% comprobadas por nuestro equipo de analistas digitales e ingenieros en sistemas.

 

 

CLIENTES

NUESTROS CLIENTES

NOS GUSTA

LA ATENCIÓN PERSONALIZADA

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo sin ningún compromiso