Kenos

¿Cuáles son los marcos de trabajo y estándares para pasar una auditoría de TI?

La tecnología de la información (TI) es la fase máxima de crecimiento y evolución de una empresa siempre y cuando su gerencia sepa cómo sacar el máximo provecho de las ventajas competitivas que brinda el dominio de esas herramientas como elemento para posicionarse en el mercado a partir de la estrategia de la instantaneidad y la conectividad con el objetivo de satisfacer la demanda de los clientes en un tiempo record por encima de las capacidades logísticas de tu competidor más directo.

Sin embargo, el uso de las TI requiere una preparación previa y la conformación de un ecosistema de funcionamientos, roles complementarios y dinámica de trabajo digitalizada para que tu empresa tenga la clasificación de ser un potencial agente del mercado con influencia, preponderancia y dominio mediante la una esencia corporativa basada en las tecnologías de la información.

En Kenos nuestro equipo certificado para hacer consultorías y preauditorias nos mencionan que la clave para que una empresa pueda recibir la etiqueta y las facultades propias de una organización inteligente está en un conjunto de parámetros que, si logra reunir con altos índices de valoración cualitativa, puede pasar cualquier auditoría de TI y así convertirse en una empresa con potencial tecnológico al 100% para garantizar su crecimiento y éxito financiero a largo plazo de forma sostenida.

Se trata del sistema de evaluación ‘Control Objectives for Information and related Technology’ o COBIT 5 (Objetivos de Control para Información y tecnología relacionada). También se puede definir como un conjunto de herramientas de soporte empleadas por los gerentes para reducir la brecha entre los requerimientos de control, los temas técnicos y los riesgos del negocio, según estudios de firmas de asesoría tecnológica independientes.

Este sistema consiste en un mecanismo de calificación e inspección logística sobre la dinámica de trabajo mediante las capacidades de respuesta de la empresa en cada área, tanto a problemas operativos internos como a obstáculos financieros propios del mercado para captar el flujo de demanda en los clientes.

Así, mediante COBIT 5 se puede desarrollar una política clara que permite el control de las TI en la organización. Esto implica que con esta técnica la política corporativa podría evolucionar hacia una nueva dinámica basada en el uso de las TI para expandir las oportunidades de inversión y creación de proyectos mediante los servicios de comunicación que la empresa podría adaptar a sus ramas tradicionales en el mercado a fin de innovar su cartera de servicios.

La aplicación de este marco incide especialmente en el cumplimiento regulatorio y ayuda a incrementar el valor asociado al área de TI de la organización, lo cual le otorga un valor agregado a cada departamento y hace que estos funcionen como unidades independientes y a la vez complementarias en la gestión de proyectos nuevos para la empresa.

Desde su inicio, COBIT 5 ha evolucionado desde su uso para la auditoría de TI, para luego pasar por el control, la gestión de TI, el gobierno de TI, llegando a su versión actual que es un enfoque holístico de gobierno corporativo de TI. Este modelo de evaluación está compuesto por las siguientes cinco aristas:

Satisfacción de las necesidades de los accionistas: se alinean las necesidades de los accionistas con los objetivos empresariales específicos, objetivos de TI y objetivos habilitadores. Se optimiza el uso de recursos cuando se obtienen beneficios con un nivel aceptable de riesgo. Esto implica que en la medida que los dividendos obtenidos por retornos de inversión a los tenedores del capital mayoritario de la empresa tenga una rentabilidad de al menos 40% por encima del riesgo, se pueden ejecutar gastos operativos en optimización de la infraestructura de servicios de la empresa.

Considerar la empresa de punta a punta: el gobierno de TI y la gestión de TI son asumidos desde una perspectiva global, de tal modo que se cubren todas las necesidades corporativas de TI. Es decir, la directiva encargada de dictar las pautas de ejecución de tareas con las herramientas disponibles se alinea con el equipo encargado de materializar los resultados mediante el tráfico de datos e información con las aplicaciones del inventario de TI que posee la empresa para optimizar la dinámica de trabajo interna.

Aplicar un único modelo de referencia integrado: COBIT 5 integra los mejores marcos de Information Systems Audit and Control Association (ISACA) o Sistemas de Información, Auditoría y Asociación, que relaciona los procesos de COBIT con los de la gerencia requeridos para conseguir un buen valor de las inversiones en TI. Por lo tanto, se monitorea aquí la calidad de la gestión de la información y los sistemas informáticos de bases de datos para que la inversión en TI genere rentabilidades muy por encima de las previsiones mínimas.

Posibilitar un enfoque holístico: Individual y colectivamente, estos factores influyen para que el gobierno de TI y la gestión de TI operen en función de las necesidades del negocio, lo que implica un acoplamiento e intercambio de ideas entre los administradores de las tecnologías de la información y sus ejecutores en pro de la creación de nuevos proyectos que estimulen la demanda en el mercado.

Separar el gobierno de la gestión: COBIT 5 distingue con claridad los ámbitos del gobierno de TI y la gestión de TI. Se entiende por gobierno de TI las funciones relacionadas con la evaluación, la dirección y el monitoreo de las TI. Mientras que la gestión de TI consiste en la aplicación de las funciones diversas de cada una de esas herramientas. Entonces, si ambas se complementan correctamente, la empresa se convertirá en una organización inteligente con gestión del conocimiento digital y tecnológico.

CLIENTES

NUESTROS CLIENTES

NOS GUSTA

LA ATENCIÓN PERSONALIZADA

Envíanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo sin ningún compromiso